domingo, 8 de agosto de 2010

CARTA A FELIPE CALDERÓN

Una lectora nuestra nos envió copia de una carta pública dirigida a Felipe Calderón Hinojosa, a propósito de la "guerra" contra el narcotráfico que él anunció el 1 de diciembre de 2006, luego de tomar posesión del Ejecutivo federal, misma que él ha sostenido a capa y espada, a pesar de las múltiples críticas sobre su pésima implementación, la clara evidencia de que está perdida, de desangrar al país, de la creciente violación de los derechos humanos por parte de los soldados en su desesperación por cumplir con la orden presidencial, y de los civiles inocentes muertos quienes para él, simplemente, "son los menos". Una "guerra" prácticamente personal que ha dejado ya, según cifras de su gobierno, cerca de 30 mil víctimas mortales... y contando.

La ciudadana mexicana Lourdes González García, como millones de mexicanos que están en desacuerdo con la forma en que el gobierno federal está peleando con los narcotraficantes y con ello incrementando la inseguridad en el país y el consumo de drogas ilícitas, decidió protestar a su manera y escribió la misiva, copia de la cual envió a varios periódicos de circulación nacional, pero hasta ahora sólo La Jornada le dio espacio en sus páginas. A continuación, el texto íntegro:

SR. FELIPE CALDERÓN
PRESENTE

Quizá usted ni siquiera tendría por qué responder a esta carta porque yo no voté por usted.

Sin embargo, no puedo dejar de expresale la frustración, desaliento, impotencia e incertidumbre que su gobierno ha dejado en mí, una ciudadana más de este lacerado país que en algún momento usted tomó en sus manos y ofreció sacar adelante. "Para que vivamos mejor", dijo en su campaña.

¿Para que vivamos mejor? ¿Cómo, señor Calderón? Si desde que usted llegó al gobierno millones de mexicanos han perdido su empleo.

¿Para que vivamos mejor? ¿Cómo, señor Calderón? Si desde que usted llegó al gobierno hemos ido perdiendo día con día la exigua seguridad que nos permitía salir a las calles con cierta confianza.

¿Para que vivamos mejor? ¿Cómo, señor Calderón? Si desde que usted llegó al gobierno se ha perdido el mínimo respeto a la vida.

Pero no esa vida que usted y sus pares de la derecha llaman "desde la concepción", la vida de niños en Sonora y Tamaulipas, la vida de jóvenes en Juárez y Monterrey, la vida de cientos de civiles abatidos por las balas del "fuego cruzado" o "daño colateral" por su guerra contra el narcotráfico, cuyo número crece, crece y crece.

¿Sabe? A veces he estado a punto de creer que lo mejor es atender la recomendación de su correligionario Vicente Fox: ¡¡¡no leer periódicos para ser feliz!!!, no enterarme que usted se fue a apoyar a la Selección a Sudáfrica, mientras aquí su secretario de Gobernación ofende nuestra inteligencia cuando insiste en que la muerte de dos niños en Tamaulipas fue resultado de un fuego cruzado.

No leer el periódico y no enterarme que la empresa que gobierna este país, Televisa, ganó la preciada licitación para operar más de 20 kilómetros de fibra óptica durante 20 años, a un precio irrisorio (aunque Molinar Horcasitas diga lo contrario).

No leer el periódico y no enterarme que la gasolina volvió a subir como cada mes. No leer el periódico y no enterarme que el Renaut, donde están mis datos, mi número telefónico y el de toda mi familia, ¡¡¡está a la venta en Tepito!!!

Quisiera no leer el periódico y no enterarme que el dinero que llega a manos de quienes gobiernan este país y que es resultado de los impuestos que paga la gente que sí trabaja, se va por el caño de los procesos electorales.

Tal vez ni siquiera debería mencionarlo, pero sepa usted que yo sí estoy haciendo mi parte. Todos los días me levanto optimista, llevo a mis hijos a la escuela, me comprometo con mi trabajo, pago mis impuestos, respeto las reglas de convivencia social, voy a votar, etc. etc. etc.

Pero... ¿con qué cara, señor Calderón, le digo a mis hijos que estudien, que sean buenas personas, que sean respetuosos, si ni siquiera les puedo garantizar que mañana habrá un país al cual servir, disfrutar y respetar? Tengo miedo, señor Calderón.

Tengo miedo porque no veo una salida a toda esta vorágine de acontecimientos que su "guerra" ha destapado. Tengo miedo porque no le creo cuando usted dice que esta "guerra" será breve. Llevamos ya cuatro años.

¿Cuánto tiempo más, señor Calderón?

¿Qué sigue, señor Calderón?

¿Quién sigue, señor Calderón?

Atte.
Lic. Lourdes González García

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada