jueves, 15 de julio de 2010

¡QUÉ BUEN CHISTE!

Felipe Calderón en su infierno


El siguiente es otro chiste que anda circulando por la red como vehículo calcomanía doble cero que ya dejó de pagar tenencia. O sea, más libre que los narcotraficantes en México.

Ahí tienen ustedes que por decreto de la huesuda que para muchos terrestres ya es santa, coinciden en el mar de llamas del tal Satanás (o sea, en el infierno) Barack Obama, Isabel II (la "jefa" del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y de sus otros reinos y territorios) y ¡¡¡Felipe Calderón Hinojosa!!!
Como primer espía de espías, el presidente que bailó con Thalía le susurró a la octogenaria inglesa que Belcebú disponía también de un teléfono rojo y le pediría al cornúpedo del mal que le permitiera hablar a Estados Unidos para saber cómo estaba el planeta azul luego de su negra partida.
El rojo patas rajadas le concedió la llamada y quien dejó en la Tierra viuda a doña Michelle habló a la Casa Blanca durante dos minutos. Al colgar, Lucifer le informó que el costo era de tres millones de dólares. Sin inmutarse, Obama sacó su chequera y le firmó un cheque al patrón del reino escarlata.
La ensombrerada "Jefa de la Mancomunidad, defensora de la Fe", como escuchando para sí misma la rola "God save the Queen", hizo lo propio: le pidió a "Sir Leviatán" que le diera permiso de hablar a su ex reino. Y habló a la Casa de Windsor (con el ya rey Carlos, por supuesto) durante cinco minutos. Su anfitrión le cobró diez millones de libras, mismos que doña Elizabeth Alexandra Mary pagó cash.
Ambicioso como es él, cual decreto como la extinción de Luz y Fuerza del Centro y el Sindicato Mexicano de Electricistas, muy convencido de sí --como Javier Aguirre cuando dijo que sus ratoncitos verdes bien podían ser campeones en Sudáfrica 2010 y ya es tiempo de que pasemos del país del "sí se puede" al México del "sí se pudo"--, dirigióse hacia el escritorio donde despachaba don "Sir Diablo" ("éste parece del SME, ¡es un peligro para el infierno!", se dijo a sí mismo).
Claro que quería saber cuán felices estábamos lo mexicanos disfrutando del México que sacó de jodido y lo hizo el país más seguro de la Tierra, y, sobre todo, cuán tristes padecíamos su lamentadísima e irreparable partida. "Voy a hacer otros cambios en el gabinete", pensó.
Con una actitud similar a la que tenía cuando tomó posesión en la Cámara de Diputados (llegó a la casa de Belcebú vestido de militar, con gorra hasta los ojos), le dijo, cual orden, que debía hablar a México para "dar instrucciones" de que se le informara a los aztecas que vivieran felices por toda la vida. El interpelado le señaló el teléfono.
Como si fuera uno más de sus interesantísimos mensajes "a la nación" por tv, el chaparrito pelón de lentes (Fox dixit) estuvo en contacto con su gente en la tierra del Chapo Guzmán y Cía. durante ¡¡tres horas!!
--¿Cuánto me vas a cobrar por la llamadita? -le preguntó al Maligno. Y éste, sin mirarlo, le dijo que era sólo un peso con 48 centavos.
Felipe de Jesús puso cara de what, enarcó la ceja izquierda cual Pedro Armendáriz cuarta región y, sintiéndose menospreciado porque Lucifer pensaría que iba de un país paupérrimo, gritó:
-- ¡¡¡Quééééé!!! Haiga sido como haiga sido, ¿por qué a ellos les cobraste tanto y a mí tan barato? Te pagaré con dólareees.
El ser coludo, aún más rojo de lo normal, se levantó de la braza en que estaba sentado y mirólo (hacia abajo, claro) con coraje y respondióle dueño de sí:
--¡¡Mira, &%$()=¿?&%* expresidentillo panista: con el desempleo, el precio de la gasolina, el miserable salario, las reformas que impusiste, tus "nuevas" políticas, tu gabinetito sub 17, la ley del ISSSTE, la reforma a Pemex, etcétera, el costo de la vida en México se ha convertido en un verdadero infierno!!... Así que de infierno a infierno, la llamada es local.

*Redacción: Freddy Secundino S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada